El antiguo cauce del Río Guadaíra
/
Distrito Sur

Campo de Concentración ‘El Colector’

El trabajo os hará libres

 

Pocos podíamos imaginar que en esta ruta visitaríamos un campo de concentración, pero así es. El del barrio de Heliópolis fue uno más de los 55 centros que recluyeron en Andalucía a alrededor de cien mil presos políticos. 250 de ellos fueron forzados a construir un colector de aguas residuales, para mejorar una zona residencial edificada en la Exposición Universal de 1929 (seguimos con los efectos de las exposiciones universales, los que no salen en los libros de historia ni en las guías de turismo). Reclutados de las cárceles atestadas en 1938, sus manos propiciaron la primera gran obra pública construida con esclavos del franquismo.

Una iniciativa que el régimen haría oficial el 1 de octubre con la redención de penas por el trabajo, mediante orden del Ministerio de Justicia. Así llamaron a lo que en esencia constituía mano de obra gratuita para la dictadura. Constructoras, empresas e industrias de toda índole se verían beneficiadas durante estos años con la creación de colonias penitenciarias, destacamentos penales, batallones de trabajadores o agrupaciones de batallones disciplinarios para soldados penados. Eufemismos que escondían una realidad: la de los campos de concentración como este que pisamos.

Ahora, tras años de lucha, la Confederación General del Trabajo (CGT) ha logrado que la Junta de Andalucía tramite la designación de este punto geográfico como Lugar de Memoria Histórica. Una vieja estructura de hormigón ha sido reutilizada como monolito para recordar la existencia de este espacio como símbolo de la represión. Uno más que añadir a la larga lista de hitos que deberían ayudarnos a no olvidar. O, como canta Antonio Luque Chinarro: “El tiempo pone cada cosa en su lugar; ya veremos cuándo”.

Read More
Not found amenities.