La Alameda de Hércules
/
Distrito Centro

Columnas de Hércules y Julio César

Monumentos que se mueven

 

Punto habitual para citarse en la Alameda de Hércules (aunque muchos opten por la terraza de un bar, o por otro enclave vistoso como la Casa de las Sirenas), las columnas situadas a la entrada –por las calles Trajano y Amor de Dios– de este histórico paseo de Sevilla representan el punto de encuentro entre el mito fundacional de la ciudad, con las figuras escultóricas de Hércules y Julio César sobre ellas; y los testimonios arqueológicos del templo hexástilo romano encontrado en la actual calle Mármoles, donde quedan otras tres columnas. Este par que contemplamos fueron traídas a la Alameda durante su primera urbanización, en el año 1578. Monumentos que cambian de emplazamiento y que dejan un rastro de ausencias, de obras artísticas huérfanas de contexto.

Como contexto a ambas figuras sí tenemos ese mito al que hace referencia Rubén y que, como muchas de las obras urbanísticas que nos afectan, podemos acabar asumiendo. La leyenda cuenta que Hércules (Heracles) pasó un tiempo por tierras andaluzas y atribuye al héroe de la mitología griega la fundación de varias de sus ciudades, entre ellas Sevilla, a la que habría denominado Ispal en honor de su hijo Híspalo. Otra ficción histórica habla de los seis pilares de piedra con los que Hércules marcó el lugar donde más tarde Julio César fundaría la ciudad, bajo el nombre de Julia Rómula Híspalis.

Al margen de estos relatos más o menos plausibles, la Alameda de Hércules representa mucho más que un símbolo de la urbe; es el mayor espacio abierto intramuros de Sevilla. Emplazada en el terreno de una antigua laguna, desde los siglos XIII–XIV y de forma cíclica ha existido una ambición continua por poseerla, primero como zona de esparcimiento para las clases más pudientes y luego como suerte de gueto reservado a personas de bajo estrato social. Tal vez por eso en este recorrido hablamos de ella como oscuro objeto de deseo. El poder siempre parece tener grandes planes para la Alameda.

Read More
Not found amenities.