La Muralla de Sevilla
/
Distrito Centro

Jardines del Valle

Hasta que no descendemos de la bici, ya en el corazón de los Jardines del Valle, no somos conscientes de que resultamos invisibles a ojos de la ciudad. Camuflado tras una profusa vegetación que incluye hasta medio centenar de especies –algunas de ellas bien exóticas–, el descubrimiento de este parque poco frecuentado por la población sevillana resulta aún más emocionante al observar un tramo de la antigua muralla almohade apenas conocido. La situación de deterioro en que se halla no nos impide apreciar la inteligencia constructiva de la cultura árabe, empezando (a diferencia de muchas obras actuales) por la economía de recursos y el uso del tapial, una suerte de protohormigón que hoy día aún se emplea en países de medio mundo, como India o Marruecos.

 

Los Jardines del Valle se reabrieron al público en el año 2010, tras unas significativas obras de reforma emprendidas con el objetivo de que este emblemático espacio verde quedase definitivamente ligado a la ciudadanía. Y en efecto su revelación supondría la entrada a un absoluto remanso de paz, si no fuera por el insistente ruido del tráfico, que ha llevado a los colectivos ambientales a exigir la limitación del tránsito de vehículos por la Ronda Histórica que discurre en paralelo. No es la única iniciativa ecologista que podría salvar el destino de estos Jardines.

 

Ya en 1977, un grupo de estudiantes de la Universidad de Sevilla se atrevieron a saltar el muro que ocultaba los Jardines del Valle, por entonces abandonados, para denunciar que la inmobiliaria del Banco de Granada iba a convertirlos en bloques de pisos de tres plantas, arrasando con los árboles y con el lienzo de muralla almohade que se conservaba. Su protesta, acompañada de fotografías que retrataban el espacio, logró sensibilizar a ciudadanía, instituciones, asociaciones de vecinos y organizaciones políticas hasta que se detuvo aquel irresponsable proyecto.

 

Dándole vueltas todavía a cómo se conectan las luchas urbanísticas y ciudadanas del pasado y del presente, nos subimos a la bici en dirección a otros Jardines, los de Murillo…

Read More
Not found amenities.